¡GRACIAS MARCELINO!

Ayer celebramos en todo el mundo la fiesta de nuestro fundador, Marcelino Champagnat. Un 6 de junio del año 1840 falleció rodeado de sus hermanos y en la casa que él levantó con trabajo y mucho cariño. San Marcelino fue un hombre que se dejó guiar por Dios, que puso su vida al servicio de los demás y que,

cuando sintió en lo más profundo de su corazón la llamada a dedicar su vida a la educación de los niños y jóvenes, no tuvo miedo y afrontó con fe y decisión las dificultades y dudas que le tocó vivir. Así que ayer homenajeamos a nuestro gran maestro que con su ejemplo de vida nos ha guiado hasta hoy a todos los educadores Maristas. Recordamos algunas de sus palabras: ”Para educar a un niño, primero hay que amarlo”. 

San José del Parque vivió un día de fiesta y alegría donde hubo celebraciones religiosas para después, de manera muy organizada disfrutar de un día de diversión realizando diferentes competiciones deportivas, concursos, juegos, musicales, ghymkana con mamás y papás en Infantil y un sinfín de actividades. ¡GRACIAS MARCELINO!