2018: NOS MOVEMOS JUNTO A LOS DEMÁS

Motivación
Hoy volvemos al colegio después de las vacaciones. Después de estos días, seguro que hoy nos cuesta un poco comenzar y ponernos de nuevo a trabajar.
Nosotros, que somos cristianos, sabemos que Dios nos ha confiado esta tarea y queremos responder con generosidad. Además, muchas personas confían en nosotros y es importante no defraudarlos y, lo que también es muy importante, no defraudarnos a nosotros mismos.
El comienzo del año siempre viene cargado de buenas intenciones, de proyectos y de retos. El peligro está en que todos tenemos el riesgo de olvidarnos demasiado pronto y perder poco a poco el entusiasmo.
Pedimos hoy a Dios que seamos "sal y luz" en medio de nuestros compañeros del colegio. Y que, con la ayuda de Dios, todos respondamos a la confianza que han puesto en nosotros y nos comprometamos a "movernos" para el bien de todos.

Mateo 5, 13-16
Vosotros sois la sal de la tierra. Y si la sal se pone sosa, ¿con qué se salará? Ya no sirve más que para tirarla a la calle y que la pise la gente.
Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad situada en lo alto de un monte; ni se enciende un candil para meterlo debajo del perol, sino para ponerlo en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Alumbre también vuestra luz a los hombres; que vean el bien que hacéis y glorifiquen a vuestro Padre del cielo.

¡¡Nos lo enseña Marcelino!! Un espíritu de trabajo y superación
No sabe el joven Marcelino Champagnat en qué lío va a meterse. Su propio tío, maestro, trata de desanimar a la familia, porque la inteligencia del futuro seminarista no acaba de abrirse: tiene demasiadas dificultades para los estudios. Pero Marcelino será sacerdote, cueste lo que cueste. Muere su padre, y entonces echa mano de los francos que había juntado con lo del rebaño y se marcha al Seminario Menor de Verrières. Encuentra dificultades de todo género…
Y el joven seminarista las vence, pensando en el beso que le clavó su madre al despedirle y animado por la sonrisa de la otra Madre que ha encontrado en el altar.
Estudia y estudia; de día y de noche. Riega con lágrimas la vieja gramática enrevesada. Es encargado de dormitorio, con celda (dormitorio) aparte, lo que le permite quemarse las pestañas de noche con la luz de una vela pequeña.
Al principio los muchachos se reían de él porque iba más atrasado que el resto. Ahora tiene buenos amigos. A su lado duerme el pequeño Donnet, futuro cardenal. Y aprueba dos cursos en un año. Y al año siguiente otros dos. ¡Ya está a la altura de los demás compañeros!...

Peticiones (Repetimos todos: "Señor, que nos comprometamos en la misión que nos confías")

Lector: Te alabamos, Padre. Tú nos has dado motivos para la esperanza gracias a la Resurrección de tu Hijo. Que a los largo de este 2018 que hemos comenzado, tu luz, no se oculte jamás en nuestras vidas y que podamos vivir la alegría de tenerte cerca.
Lector: Te alabamos, Padre. Por tu Hijo sabemos que nos perdonas y nos quieres para ser constructores del mundo, de tu Reino y de futuro. Que la vida que nos ha traído la Navidad, nos ayude a crear en el colegio un ambiente de perdón, de convivencia, de respeto y de paz.
Lector: Te alabamos, Padre, Creador y Señor de todas las cosas. Que, a ejemplo de tantos cristianos, lleguemos a amar y respetar este mundo salido de tus manos y que nos has confiado para que en él podamos ser felices.
Lector: Te alabamos, Padre, porque sigues empeñado en caminar a nuestro lado. Que tu presencia en medio de nosotros, nos traiga la seguridad de que tenemos que apostar por la entrega, el esfuerzo y el gozo de cada día.

Ave María

Dios te salve, María, llena eres de gracia...

 

 

Oración final (todos juntos)

Señor, enséñanos a ayudarnos unos a otros,

a hacer el bien a todo el mundo
y a seguir el camino de la verdad.
Señor,
que cuando me sienta solo
piense en Ti y en mis compañeros
y os sienta a todos muy cerca de mí.
Señor, en el evangelio tú me enseñas
que para seguir tus pasos
hay que servir a los demás.
Ayúdame a ser servicial,
a preocuparme por todos y cada uno,
a vivir pensando en ellos.
Quiero ser respetuoso
y que me respeten.
Quiero ser comprensivo
con quienes lo pasan mal.
Quiero honesto conmigo mismo,
ser solidario, y amar a los demás
con gestos, hechos y actitudes,
no sólo con palabras que no llevan a nada.
Ayuda a que mis semillas,
de estudios y de entrega diaria,
junto a las de mis compañeros de clase,
puedan dar muchos frutos
de superación, respeto y buen ambiente.