Maristas San José del Parque
Actúa siempre con toda justicia

MOTIVACIÓN: ¿QUÉ ES “LA SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS?
 Al menos una vez al año, se invita a los cristianos a evocar la oración de Jesús para sus discípulos: «para que todos sean uno; [...]; para que el mundo crea [...]». Los corazones se conmueven y los cristianos se reúnen para orar por su unidad. Hacemos esto en un mundo en el que la codicia y la injusticia crean desigualdad y división. Oramos juntos en un mundo dividido: esto es algo poderoso. Sin embargo, como cristianos y comunidades muchas veces somos cómplices de la injusticia, aunque también estamos llamados a dar un testimonio común a favor de la justicia y ser instrumentos de la gracia sanadora de Cristo para un mundo quebrantado.
Este año, lo han preparado los cristianos de Indonesia, un país últimamente sacudido por los terremotos que han afectado a las poblaciones, tradicionalmente turísticas, de las costas, afectadas por tsunamis devastadores. Indonesia es de mayoría social musulmana y, aunque numerosas, son minoritarias las Iglesias y comunidades cristianas, que se han movilizado con fraterna solidaridad para paliar en lo posible los efectos de los seísmos. La preocupación por la justicia de estas comunidades quiere, desde hace décadas, evitar las desigualdades de un país en el que el desarrollo y modernidad urbana contrasta con sectores de la población menos favorecidos.
Los cristianos de Indonesia encontraron que las palabras del Deuteronomio «actúa siempre con toda justicia…» (cf. Dt 16, 18-20) hablaban poderosamente a su situación y a sus necesidades. Antes de que el pueblo de Dios entrara en la tierra que Dios le había prometido, renovó su adhesión a la alianza que Dios había hecho con él. El pasaje bíblico se encuentra en un capítulo que tiene como tema central las fiestas que el pueblo de la alianza debía celebrar. Para cada fiesta se instruía al pueblo: «La celebrarás con tus hijos e hijas, tus esclavos y esclavas, con los levitas, inmigrantes, huérfanos y viudas que viven en tus ciudades» (Dt 16, 14; cf. También 16, 11). Los cristianos de Indonesia intentan recuperar este mismo espíritu de fiestas incluyentes entre las distintas comunidades que antes tenían.
Vamos a unirnos a tantos millones de personas que, en todo el mundo, rezan por la unidad de todos los cristianos.

 

 

LECTURA DEL LIBRO DEL DEUTERONOMIO (Dt 16, 11-20)
Irás al lugar que el Señor tu Dios haya escogido como morada de su nombre; y allí, en presencia del Señor tu Dios, celebrarás la fiesta en su honor con tus hijos e hijas, con tus esclavos y esclavas, con los levitas que viven en tus ciudades, con los inmigrantes, y con los huérfanos y las viudas que vivan en medio de ti. Recuerda que fuiste esclavo en Egipto; por tanto, cumple y pon en práctica estos preceptos.
Una vez acabada la vendimia y la recogida de la cosecha celebrarás durante siete días la fiesta de las Enramadas. La celebrarás con tus hijos e hijas, tus esclavos y esclavas, con los levitas, inmigrantes, huérfanos y viudas que viven en tus ciudades. Durante siete días celebrarás esta fiesta en honor del Señor tu Dios, en el lugar que escoja el Señor, porque él bendecirá todas tus cosechas y todo el trabajo de tus manos, y eso te hará sentir tremendamente dichoso.
Tres veces al año irán todos los varones a presentarse ante el Señor tu Dios, al lugar que el Señor haya escogido: en la fiesta de los Panes sin levadura, en la fiesta de las Semanas y en la fiesta de las Enramadas. Nadie se presentará ante el Señor con las manos vacías, sino que cada uno llevará ofrendas, conforme a las bendiciones que del Señor tu Dios haya recibido.
En todas las ciudades que el Señor tu Dios te da, nombrarás, por tribus, jueces y oficiales que se encargarán de juzgar con justicia al pueblo. No quebrantarás el derecho ni actuarás con parcialidad. No aceptarás soborno, porque el soborno ciega los ojos de los sabios y falsea la causa del inocente. Actúa siempre con toda justicia, para que vivas y poseas la tierra que el Señor tu Dios te da.
Palabra de Dios

PETICIONES (rezamos para que vivamos el compromiso por la justicia y la unidad)
1. Como miembros del cuerpo de Cristo, estamos llamados a caminar juntos siguiendo sus huellas. Para que escuchemos su llamada.

Todos: Espíritu Santo, únenos en la acción.

2. Como miembros del cuerpo de Cristo, estamos llamados a mantener nuestras vidas libres del amor al dinero y ser felices con lo que tenemos. Para que podamos romper el círculo de la codicia y vivamos con sencillez.

Todos: Espíritu Santo, únenos en la acción.

3. Como miembros del cuerpo de Cristo, estamos llamados a anunciar la libertad a los presos y a las víctimas de todas las formas de violencia. Para que les ayudemos a tener una vida digna.

Todos: Espíritu Santo, únenos en la acción.

4. Como miembros del cuerpo de Cristo, estamos llamados a dar cobijo al extranjero. Para que nos superemos unos a otros en la acogida.

Todos: Espíritu Santo, únenos en la acción.

5. Como miembros del cuerpo de Cristo, estamos llamados a proclamar la buena noticia a toda la creación. Para que cuidemos la vida y la belleza de la creación de Dios.

Todos: Espíritu Santo, únenos en la acción.

ORACIÓN FINAL (todos juntos)
Señor, hoy rezamos por los que viven en medio de la injusticia.
Aliéntanos a levantar sus voces y a fortalecer sus esperanzas.
Que tu amor llene nuestros corazones
y nos haga instrumentos de libertad y de paz.
Que todas las instituciones y las personas tomen partido por la justicia.

Te pedimos, Señor,
por la unidad visible de la Iglesia.
Condúcenos a cumplir la oración de Jesús de que seamos uno
y trabajemos juntos para manifestar tu Reino.

Te damos gracias por los muchos colores,
culturas y costumbres que compartimos en este mundo.
En nuestras diferencias, únenos por tu amor.
Haznos capaces de actuar juntos para defender la vida
y para hacer de este mundo un lugar
justo y pacífico para toda la humanidad.