Maristas San José del Parque
ORACIÓN 31 ENERO 2020

SOMOS MARISTAS: SOMOS INSTRUMENTOS DE PAZ.

 

MOTIVACIÓN


Ayer, 30 de Enero, celebramos la “Jornada de la Paz”. Lo hicimos con diversas actividades y oraciones, porque este compromiso por la paz, a través de la educación, se sigue llevando adelante en los Maristas.
No lo olvidemos, la presencia marista en el mundo se reparte hoy a lo largo de 81 países y atiende a 654.392 niños y jóvenes. En la vida y misión marista están implicados 3.552 hermanos y 72.762 laicos. Existen 503 colegios y 216 obras sociales repartidas por todo el mundo. También existen 30 instituciones universitarias y 14 hospitales. Y en muchos centros, siendo promotores de paz, de unidad y de perdón.
Nos unimos todos en la oración para tener un corazón en paz: que vivamos la paz en las clases, en el colegio, en casa y en la sociedad... Y que tantas personas de la Familia Marista, empeñadas en construir la paz, sigan abriendo sus corazones a la paz que viene de Dios y que nos lleva a mirar a todos como hermanos.

 

LA PAZ DE JESÚS

La paz os dejo, mi paz os doy; no como el mundo la da, os la doy yo. No se turbe vuestro corazón ni tengáis miedo… Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que quien da la vida por sus amigos. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su Señor. A vosotros os llamo amigos, porque lo que he aprendido de mi Padre os lo he dado a conocer… Esto os mando: que os améis. Palabra de Dios

 

UNA HISTORIA… “EL MEJOR CUADRO”


Cuenta la leyenda que una vez un rey ofreció una gran recompensa al artista que hiciera el mejor cuadro sobre la paz. Muchos artistas lo intentaron. El rey estudió todos los cuadros. Sólo había dos que le gustaron de verdad. Y tenía que elegir uno.
Uno de los cuadros representaba un lago tranquilo. El lago era un espejo perfecto en el que se miraban las gigantescas montañas de alrededor y encima un cielo azul con nubes blandas y blancas.
Era el cuadro perfecto de la paz.
El otro cuadro tenía también montañas, pero éstas eran puntiagudas y desnudas. El cielo iracundo diluviaba y lanzaba rayos letales. A un lado de la montaña caía una cascada espumante, nada pacífica.
Cuando el rey observó el cuadro vio detrás de la cascada una planta diminuta que crecía en la hendidura de la roca. En la planta un pájaro había construido su nido. Allí, en medio de las aguas furiosas y turbulentas, estaba acurrucada la madre del pájaro en su nido en una paz perfecta.
¿Qué cuadro ganó el premio? El rey eligió el segundo. ¿Por qué? Porque la paz no significa estar en un lugar donde no hay ruidos ni problemas ni duros trabajos. Paz es vivir en medio de todas esas turbulencias y sin embargo tener tranquilo el corazón.

ORACIÓN POR LA PAZ (todos)

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz.
Que podamos hacer que brote el amor
allí donde acecha el odio;
que en nuestros conflictos cotidianos
sepamos aclarar nuestros sentimientos
de amor y odio, de cólera y aceptación,
y aprender a vivir el respeto
y la defensa de la vida.

Señor, enséñanos a escuchar
a quienes gritan su dolor;
que despertemos confianza
allí donde se insinúa la duda;
que tendamos la mano a los que sufren
y abramos nuestras puertas
a tantas personas que no viven en paz;
que donde reina la desesperación
hagamos que viva la esperanza.

Señor, que los que formamos
la Comunidad Educativa de San José del Parque,
pongamos alegría donde hay tristeza;
que escuchemos lo que otros quieren decir
y compartamos lo que nosotros sabemos;
que compartamos nuestro pan y nuestra vida;
que valoremos menos nuestros privilegios
y sepamos hacernos solidarios.

Que los jóvenes podamos vivir
y festejar el sol,
el cielo, la tierra, el amor y el perdón,
y encontrarnos serenamente
con una sociedad que vive la paz
y defiende la vida. Amén.