Maristas San José del Parque
MANOS UNIDAS: COMPARTE LO QUE IMPORTA

Motivación
Coincidiendo con nuestro 60 aniversario, Manos Unidas inicia un nuevo periodo de tres años en los que centrará su labor en la defensa de los Derechos Humanos para realizar un importante trabajo en el apoyo y acompañamiento a las personas más desfavorecidas del planeta.
En los próximos años, Manos Unidas seguirá teniendo como objetivo acabar con la pobreza y el hambre en el mundo, pero este primer año del Trienio “Promoviendo los Derechos con Hechos” (2019-2021) quiere centrarse en la denuncia de una pobreza muy concreta: la de la mujer.
Así, como muestra su cartel en blanco y negro, la ONG nos invita a que fijemos nuestra mirada en las mujeres de otros países y con tres negaciones provocadoras (ni independiente, ni segura, ni con voz), nos invita a reflexionar sobre si existe una igualdad real de oportunidades entre hombres y mujeres en todos los lugares del mundo.
No podemos olvidar que hay muchas personas que necesitan “curación”: en el cuerpo y en lo más profundo del alma. Y Dios cuenta con nosotros.
Además de las ayudas que habitualmente hacemos, hoy queremos rezar y pedir al Señor que llene nuestros corazones con el don de la caridad: amar y ayudar a los más pobres porque en ellos descubrimos la presencia de Dios.

Marcos 1, 40-45

En aquel tiempo se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas:
-- Si quieres, puedes limpiarme.
Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó diciendo:
-- Quiero: queda limpio
La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio.
Él le despidió encargándole severamente:
-- No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.
Pero cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aún así acudían a él de todas partes.
Palabra de Dios

¿POR QUÉ DE NUEVO LOS DERECHOS HUMANOS?
Trabajar por los Derechos Humanos ha sido, desde sus inicios, parte de la misión de Manos Unidas. En nuestros orígenes está el compromiso de las mujeres de Acción Católica en España que, movidas por su fe, quisieron dar testimonio luchando contra la lacra insoportable del hambre, concentrando sus esfuerzos en conseguir una dignidad de vida para todo ser humano sin exclusión.
Trabajar por los derechos humanos, reconociendo que todos están vinculados entre sí y son interdependientes, es el mejor camino para alcanzar la dignidad de la persona. Por eso, las acciones con las que tratamos de transformar situaciones injustas las hemos de plantear desde un enfoque de derechos.
Somos conscientes de que la solidaridad de la sociedad española es firme y perseverante, y que acabar con la miseria y el hambre es una carrera de fondo en la que queremos seguir empeñándonos.
Un dato importante: hay 821 millones de personas que padecen hambre en el mundo y, aunque muchas cifras relacionadas con la pobreza han mejorado, sigue siendo un escándalo insoportable. Por eso, nuestro trabajo sigue siendo necesario y el compromiso de todas las personas que colaboran con Manos Unidas.


COMPROMÉTETE CON LOS DERECHOS DE LA MUJER

 

ORACIÓN

Lector: Señor, que sepamos verte en los necesitados
y hagamos todo lo posible para ayudarles.

Todos: Que aquellos que entre nosotros sufren la soledad,
la marginación y el abandono, encuentren en nosotros
una persona comprometida con los Derechos Humanos.
Que tengamos la constancia y el amor
para no cansarnos de ayudar.

PADRE NUESTRO (todos juntos)