Marco pastoral

Nos acompaña una larga historia de trabajo pastoral en nuestras obras educativas y hemos realizado un esfuerzo en estos últimos años por aunar criterios y hacer confluir estructuras y maneras diferentes de trabajar en el campo de la pastoral. Nos sentimos ahora impulsados a dar un paso más y a poner por escrito lo que, como apóstoles y seguidores de Jesús, queremos que sea nuestra acción pastoral. 

(Descarga aquí el documento completo)

Existen varias circunstancias que nos animan a ello: el contexto cambiante de la sociedad en la que vivimos y del mundo juvenil, que nos obligan a revisar permanentemente nuestras opciones pastorales y metodológicas; la necesidad de profundizar en el desarrollo de nuestra tarea educativa desde una perspectiva evangelizadora, como nos pide el documento Misión educativa marista, la reciente aparición del documento institucional Evangelizadores entre los jóvenes, que pretende ser una referencia para todo el Instituto marista; la existencia de un Proyecto educativo institucional que incluye la dimensión pastoral en un lugar destacado del mismo y la elaboración de varios documentos que han ido estructurando el ámbito de la pastoral provincial: Proyecto provincial de pastoral juvenil, Plan de pastoral vocacional, Sueño y tarea, Plan provincial de pastoral social,… y que necesitan ser contemplados desde un punto de vista unificado y global.

Desde esta perspectiva, el Documento marco de la pastoral provincial pretende establecer referencias básicas y comunes para el desarrollo de la acción pastoral en todas las obras educativas de la Provincia, dar unidad a los procesos que estamos llevando a cabo desde los diferentes ámbitos (pastoral juvenil, vocacional, familiar, social, educación en la fe…), integrar todo ello como parte de una única acción pastoral, unificar lenguajes, objetivos y metodologías, y facilitar a los equipos locales la elaboración de sus propios planes desde unos criterios comunes.

El documento recoge un breve análisis del contexto social y juvenil en el que se desarrolla nuestra tarea, las opciones de fondo que tendrían que estar presentes en nuestros planes pastorales, un perfil de persona que debiera ser el resultado de nuestra acción educativa, los objetivos generales, una descripción del tipo de destinatarios a quienes se dirige nuestra actividad, los diferentes ámbitos de actuación, las opciones metodológicas que nos parecen más adecuadas para los tiempos en que vivimos, el perfil de los agentes, la estructura organizativa -provincial y local- de nuestra pastoral y un esquema básico que ayudará a los equipos locales
a elaborar su propio Proyecto pastoral de centro.

Esperamos que este documento, que forma parte del Proyecto educativo institucional, sirva a todos los educadores y agentes de la misión provincial como herramienta que facilite la integración de toda la acción pastoral que desde los diferentes ámbitos desarrollamos en nuestras obras educativas para, de esta manera, ser más eficaces en la misión institucional que se nos ha encomendado: “dar a conocer a Jesucristo y hacerlo amar” entre los niños y los jóvenes.