Objetivo Educativo

2016/2017

La sintonía del curso 16/17

 

http://lcvideos.it2.com/mp4/CME/200yPRIMARIA1.mp4

 

http://lcvideos.it2.com/mp4/CME/200YSECUNDARIA1.mp4

 

El lema escogido para el curso 2016-2017 es 200 y + vive el sueño. Este lema tiene tres referencias esenciales, que son las siguientes:

200. Este número hace referencia a los años que el Instituto Marista va a cumplir el 2 de enero de 2017. El sueño de San Marcelino Champagnat se ha hecho realidad cada día, se hace realidad cada día allá donde nos encontramos presentes. Durante este curso daremos gracias a Dios y a nuestra buena Madre por estos 200 años de historia, por los miles de hermanos y su entrega por la misión marista, por tantos laicos comprometidos y por los miles y miles de personas que, siendo niños y jóvenes, se han podido beneficiar de la educación y presencia marista.
y +. Dejamos por un momento nuestra historia y miramos al futuro. La Institución cumple 200 años pero nuestra misión está todavía por hacer. No empezamos desde el principio, pero nos gusta decir que estamos ante un nuevo comienzo, ante una nueva aurora a la que queremos ayudar a nacer. No conocemos los designios del Espíritu pero nuestra voluntad es seguir siendo fieles al carisma fundacional.
Vive el sueño. Una referencia personal. Una referencia para cada uno de nosotros, que de alguna forma puede personalizar esa vivencia de futuro que queremos crear. Ante esos 200 años de historia, y con la intención de seguir siendo fieles a nuestra misión marista, yo, como marista, como alumno, como persona… puedo formular mi sueño, mi proyecto personal para este futuro que queremos seguir creando al lado de quienes nos pueden necesitar, y de la mano de María.
 

 

 

2015/2016

 

 

“CONTIGO, LO NUEVO” es un lema que no tiene verbo, porque hace una propuesta amplia a soñar, planificar, diseñar... Nos permite conjugar, en cada momento y realidad, un verbo distinto: “Contigo amo, comparto, siento, creo, construyo... lo nuevo”. Pero, sobre todo, nos invita a hacer, a construir y a llevar a la vida lo nuevo. La “Buena Nueva de Jesús”, la buena noticia del Reino: que somos hijos y hermanos en Aquel en el cual somos, nos movemos y existimos.
Este lema nos impulsa a tener en cuenta a los demás con el pronombre personal “contigo”. Como educadores nos invita a poner en el centro de la labor educativa a nuestros alumnos y a saber estar con ellos en el día a día, codo con codo.
Animados por Marcelino y por nuestra buena madre María, estamos urgidos a compartir misión y vida; a hacer nuevo el sueño de Marcelino en nuestra realidad.
El lema de este curso nos mueve a obrar, a actuar y convertirnos en exploradores del mundo que tenemos delante y que nos ofrece multitud de oportunidades de crecer.


 

 

 

 

2014/2015

 

 

Un año más, las 4 Provincias Maristas con presencia en España –Compostela, Ibérica, L’Hermitage y Mediterránea– nos planteamos un lema común para trabajar durante el curso. Lo hacemos como un signo de la unión que existe en la misión de todas nuestras obras educativas.

Este curso el lema elegido es ABRIENDO PUERTAS. Los colegios maristas han de tener esa actitud de apertura y de movimiento de la que
habla el lema, tener ganas de ir más allá, no quedarnos en donde ya estamos y atravesar las puertas que nos acerquen más a la realidad, a los niños y jóvenes de hoy y a la sociedad en la que vivimos.

Abriendo puertas también nos invita a buscar nuestras llaves, las que pueden ayudarnos a seguir ese proceso de apertura, y a abrir también nuestro corazón al Evangelio, a la Palabra de Dios que conecta con la Vida y a la espiritualidad marista como forma concreta de plasmarlo en
nuestro día a día.

Con esto lograremos:

• Mirar nuestra vida para ponernos en camino.

• Estar atentos a la vida que nos rodea, detectando necesidades en las que aportar nuestro compromiso.

• Dejarnos interrogar en el encuentro con las personas que nos rodean.

• Hacernos conscientes del proceso de crecimiento en el que estamos inmersos niños, jóvenes y adultos.

• Acercarnos más al mensaje de Jesús, dejando que nos guíe en el caminar.