ORACIÓN 11 SEPTIEMBRE 2020

¡¡DESPIERTA!! UNA OPORTUNIDAD PARA VER EL MUNDO

 

Hemos comenzado nuestro curso. En este primer viernes, iniciamos la oración en la que, a través de la pantalla, nos unimos en este primer momento de la mañana. Ponemos este curso en manos de Dios. 
El lema de este año, “¡DESPIERTA!”, es una invitación a potenciar la actitud de abrir los ojos, estar atentos a la realidad y responder a ella con corazón Marista. “Despierta” nos anima a vivir cada día con una buena dosis de entrega y dinamismo. Lo sabemos: o estamos despiertos y activos, o nos quedamos al margen de la vida.
Somos conscientes de la excepcionalidad del momento que estamos viviendo. Esto nos va a exigir estar atentos a mil detalles y, cómo no, poner cada día nuestro trabajo y cada persona, del colegio y de casa, en las manos de Dios
Como alumnos Maristas sabemos que sólo unidos a Dios es posible comenzar con fuerza y que es en la oración de la mañana donde encontramos el momento mejor para sentir que Dios está a nuestro lado.
Que Dios sea nuestro guía en el curso que comenzamos y que sea Él quien nos impulse Cada día al esfuerzo, al compromiso y a trabajar unidos.
Con este sentido de agradecimiento, comenzamos la oración. 

Dios nos quiere “DESPIERTOS” (Mateo 24, 37-44)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé.
En los días antes del diluvio, la gente comía y bebía, se casaban los hombres y las mujeres tomaban esposo, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre: dos hombres estarán en el campo, a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo, a una se la llevarán y a otra la dejarán.
Por tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor.
Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría que abrieran un boquete en su casa.
Por eso, estad también vosotros despiertos, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre».
Palabra de Dios


PARA REFLEXIONAR: “Despierta al nuevo curso” 
Comenzamos un nuevo curso, un nuevo lema y con ello un nuevo reto. La propuesta educativa de este curso tendrá como eje central el cuidado de la casa común. El cuidado de nuestro planeta, el medio ambiente, la sostenibilidad, la lucha contra la contaminación y la desertización, el reciclaje, la vigilancia sobre nuestros mares, son algunos de los elementos que irán guiando nuestro trabajo durante este año.
“Despierta” no solo nos recordará durante estos meses que tenemos que estar despiertos, sino que debemos estar atentos y vigilantes ante lo que ocurre a nuestro alrededor, especialmente en lo que se refiere al cuidado de nuestro mundo. ¿Despertamos?
El Papa Francisco, en muchas de sus intervenciones a lo largo de estos años nos ha invitado a todos, especialmente a los jóvenes, a estar despiertos. Nos invita a no ser «cristianos de sofá», perezosos y abotargados, «pues no hemos venido a este mundo a vegetar, sino que hemos venido a dejar una huella».
Un cristiano sabe que la felicidad «no es andar por la vida dormido o narcotizado», sino entregarse a los demás. Es decir, levantarse del sofá, «ponerse los zapatos y salir a caminar por senderos nunca soñados siguiendo la ‘locura’ de un Dios que nos enseña a encontrarlo en el hambriento, el sediento, el desnudo, el enfermo, el preso, el inmigrante, o el vecino que esta solo». ¿No es despertar toda una invitación?
Continuamente estamos recibiendo informaciones de la situación de nuestro planeta, de nuestro país, de nuestra ciudad, de los plásticos en los mares, etc. Se toman decisiones para combatir la contaminación en las ciudades, se promueven campañas de reciclaje, pero ¿es suficiente? Es hora de despertarse del sueño y ponerse a trabajar. Multitud de ofertas, cercanas y sencillas, nos invitan a trabajar por un mundo más sostenible. ¿Te apuntas?

PETICIONES… (Repetimos todos: “Te rogamos, óyenos”)
1. Al comenzar este nuevo curso, ponemos en manos del Señor todas las ilusiones y esperanzas que tenemos puestas en él. Ofrecemos al Señor nuestros objetivos, proyectos e ilusiones. Roguemos al Señor.

2. Somos Familia Marista en nuestro colegio San José del Parque. Por eso rezamos por el Papa Francisco, por los obispos y sacerdotes, por los Hermanos Maristas, por los laicos: que todos sean testimonio vivo del Espíritu de Dios.
Roguemos al Señor.

3. Pedimos por todos nosotros que tenemos que llevar adelante la misión que se nos confía. Que el lema de este año nos impulse a estar despiertos, atentos a la realidad y a las personas, con capacidad de acoger la novedad que el día a día nos presente. Roguemos al Señor.

4. Rezamos por las personas más débiles, por los que tienen más dificultades; que encuentren en la clase y en cada compañero ayuda y apoyo. Roguemos al Señor.

5. María es nuestro “Recurso Ordinario”; pedimos a nuestra Buena Madre, que siga siendo nuestro apoyo y nuestra fuerza, Madre y Maestra a lo largo de este curso. Roguemos al Señor

6. Durante estos últimos meses han muerto personas de nuestras familias. En esta primera oración del curso, rezamos por nuestros difuntos, para que reciban el abrazo eterno de Dios. Roguemos al Señor

PADRE NUESTRO


ORACIÓN (todos juntos)

Señor, la vida toda es un regalo que Tú nos hace cada día.
Celebrar la vida con alegría y plenitud,
es saberse amados y ser agradecidos.

Comenzar un nuevo curso,
es un motivo para dar gracias
por el don de la vida que hemos recibido,
y a la que día a día, queremos dar respuesta
con alegría y entrega generosa.

Gracias, Señor, por la Familia Marista que es pura gracia:
regalo de tu amor y tarea apasionante para cada uno de nosotros.
Gracias, Señor, porque compartir el sueño de San Marcelino
es mirar la vida pasada y presente con los ojos
de un Dios que confía en nosotros y nos ama.

Gracias, Señor, porque hoy confías en nosotros,
y nos pides este “despierta”
para seguir haciendo vida y realidad
la vida e historia de San José del Parque
y nuestra misión como Familia Marista.