ORACIÓN 23 OCTUBRE 2020

DESPIERTA:

¡NUESTRO MUNDO ES UN DON... TAMBIÉN UNA TAREA!!

MOTIVACIÓN

Cuando imaginamos cómo vamos a celebrar algo importante, siempre ponemos cerca de nosotros a las personas que queremos y nos quieren. Además, ponemos alegría, música, juegos, diversión…; es decir, cuidamos todos los detalles para que resulte lo mejor posible. ¿Por qué no podemos poner esas cosas en los días normales? Hay muchas personas que por la mañana al lavarse y mirarse al espejo se dicen «hoy va a ser un día bonito» y sonríen porque están convencidos que con un poco de esfuerzo, cariño y ganas de mejorar seguro que pueden hacer que ese sueño se cumpla. Ahora vamos a mirarnos en el espejo de Dios: él nos quiere luchando por “algo mejor”, por la superación y por el cariño, por unos estudios bien hechos y unas clases con un ambiente bueno para todos. Recemos para que, de verdad, sea así.

DIOS NOS LLAMA AL COMPROMISO (Mateo 5, 1 - 12)
Viendo la gran cantidad de gente que lo seguía, Jesús subió a un monte, se sentó y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les dijo:
“Alegraos si sois pobres de Espíritu, porque es vuestro el Reino de los Cielos. Alegraos si sois pacíficos, porque poseeréis, en herencia la tierra. Alegraos si estáis tristes, y seréis consolados. Alegraos si tenéis hambre y sed de la justicia, porque seréis saciados. Alegraos si sabéis perdonar, porque también os perdonarán a vosotros. Alegraos los que tenéis un corazón limpio, porque veréis a Dios. Alegraos los que trabajáis por la paz, porque seréis llamados hijos de Dios. Alegraos si estáis perseguidos por luchar por causas justas, porque es de vosotros el Reino de los Cielos.
Palabra de Dios.

Aprender a crecer para alcanzar “algo más”
La carpa japonesa tiene la capacidad natural de crecer de acuerdo con el tamaño de su ambiente. Así, en un pequeño tanque, ésta generalmente no pasa de los cinco o siete centímetros, pero puede llegar a tres veces ese tamaño, si la dejan en un lago. De la misma manera, la gente tiene la tendencia a crecer de acuerdo con el ambiente que la rodea. Sólo que, en este caso, no estamos hablando de características físicas, sino de desarrollo emocional, espiritual, e intelectual.
Mientras que la carpa está obligada, por su propio bien, a aceptar los límites de su mundo, nosotros somos libres de establecer las fronteras de nuestros sueños. Si somos un pez más grande que el tanque en que estamos siendo criados, en lugar de adaptarnos a éste, debemos buscar el mar, aunque la adaptación inicial sea incómoda y dolorosa.

Ayúdanos a alcanzar “algo más y mejor”… Respondemos: Ayúdanos Señor.
- Que todos nos sintamos invitados por Dios para realizar nuestros sueños…
- Que cada día luchemos por alcanzar unos objetivos, por dar unos pasos y conseguir unas metas que nos hagan mejores personas y nos ayuden a caminar con los demás…
- Que nos contagiemos, unos a otros, deseos de superarnos, mejorar y lograr “algo más”…
- Que no caigamos en el desaliento y la decepción cuando las cosas no salen bien…
- Que el ambiente de clase favorezca el crecimiento personal y luchemos por desarrollar las capacidades que Dios nos ha dado a cada uno…

Ave María (todos juntos)

https://www.youtube.com/watch?v=QwBPIWr3apo&ab_channel=LillyGoodman

 

Oración final (todos juntos)


¡Oh Dios! Envíanos locos,
de los que se entregan a fondo,
de los que se olvidan de sí mismos,
de los que aman con algo más que con palabras,
de las que entregan su vida de verdad y hasta el fin.

Danos locos, chiflados, apasionados,
personas buenas y capaces
de dar el salto hacia el compromiso diario
en el colegio, en la familia y en el mundo.

Danos locos, que estén en medio de la sociedad,
que den la cara por el evangelio,
capaces de luchar por sus sueños
y ser “algo más” de lo que otros esperan.

Danos, Señor, personas locas por el presente,
enamoradas de una forma de vida sencilla,
amantes de la paz, puras de conciencia,
capaces de aceptar cualquier tarea,
de acudir donde sea, libres y comprometidas,
espontáneas y tenaces, dulces y fuertes.

Danos locos, Señor,
danos persona despiertas y comprometidas,
dispuestas a construir un mundo mejor y más humano
desde el trabajo diario en el colegio.

Y que yo sea uno de esos locos, Señor.