ORACIÓN 24 MAYO 2020

FIESTA DE MARÍA AUXILIADORA…

LA DEVOCIÓN DE LA ENTREGA Y LA CONFIANZA

MOTIVACIÓN
Hoy es el día de nuestra Madre Auxiliadora. Celebramos a la Madre y Maestra, la Auxiliadora de los Cristianos. San Juan Bosco, el gran impulsor de esta advocación, con el título de “Auxiliadora de los cristianos”, representa la protección especial de María, como madre de la Iglesia, en los momentos difíciles de la vida de cada persona y de la humanidad.

San Marcelino también recurría a María. Recordamos siempre el Acordaos de la nieve, pero en otra ocasión, ante el temor por la disolución de su noviciado por el prefecto del Loira en lugar de asustarse y desanimarse, el Padre Champagnat acude, como de costumbre, a la Santísima Virgen y le encomienda la comunidad. Habiendo reunido a los hermanos, que ya empezaban a inquietarse, les dijo: No os apuréis por las amenazas, ni tengáis miedo ante el futuro. María, que nos ha reunido en esta casa, no consentirá que seamos expulsados de ella por la maldad de los hombres. Redoblemos nuestra fidelidad honrándola... ella es nuestro “Recurso ordinario”. Fue la única precaución que adoptó. Y María, en quien había depositado toda su confianza, jamás lo abandonó: el prefecto fue trasladado y nadie molestó a la comunidad”.

Nos unimos a todos los niños y jóvenes salesianos del mundo que hoy celebran esta fiesta. Es un agradecimiento a María, por los beneficios de Ella recibidos, que hará presente en el tiempo el amor incondicional que como maristas tenemos a la Virgen, a la que hoy invocamos con el título de Auxiliadora de los cristianos.

Os invitamos desde este momento a celebrar la vida, y a dar gracias a Dios por María Auxiliadora: que Ella siga siendo nuestro Recurso Ordinario, que siga cambiando nuestro corazón y nos invite a construir nuestra vida sobre la Roca de Jesús. 

Lectura del libro del Apocalipsis (Ap 12, 1-5)
Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.
Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.
También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.
Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.

Palabra de Dios 

REFLEXIÓN: La imagen de María Auxiliadora en la Basílica de Turín

En el norte de Italia, en la localidad de Valdocco, Turín, se encuentra el corazón de la Familia Salesiana y uno de los principales sueños hecho realidad de San Juan Bosco: la Basílica y Santuario de María Auxiliadora.
Inaugurada en el año 1868, tras grandes esfuerzos de Don Bosco para su construcción -que en palabras del Santo se logró gracias a la Providencia Divina, pues se finalizó en sólo cuatro años con el apoyo de los fieles de Turín-, la Iglesia es el centro de la devoción a la Virgen María, bajo el título de “Auxiliadora”, y el lugar de donde cada año parten al mundo los misioneros salesianos.
Quien ingresa a la Basílica por primera vez se encontrará sobre el altar principal con una de las más bellas representaciones artísticas de María “Auxilio de los Cristianos”. El gran cuadro de la Virgen, obra de Lorenzone, fue ideado por el mismo Juan Bosco.
En él aparece María Auxiliadora coronada, quien sostiene con su mano derecha un cetro, y con la izquierda al Niño Jesús, quien abre sus brazos como acogiendo a los fieles que ingresan al Santuario. La Virgen se encuentra también rodeada por ángeles y recibe la veneración de los Apóstoles y los Evangelistas. En la parte inferior, casi sin notarse, se encuentra una pequeña representación del Santuario en Turín.


PETICIONES A cada petición respondemos: TE LO PEDIMOS SEÑOR

- Por el Papa y toda la Iglesia, que María sea quien guíe los pasos de nuestros pastores en el camino de la Evangelización. Roguemos al Señor.

- Te pedimos, Señor, que nos fortalezcas en nuestra vocación de enseñar. Ayúdanos a acercarnos a nuestros jóvenes y niños con el deseo de hacerlos personas de bien. Roguemos al Señor.

- Te pedimos, Señor, que abras nuestros ojos y nuestro corazón para poder reconocer la presencia amorosa de nuestra Madre, la Virgen Auxiliadora, en medio nuestro. Roguemos al Señor.

- Por la paz del mundo, por la paz en nuestras familias. Ayúdanos, Señor a estar atentos a las necesidades de los demás, especialmente de las personas de nuestra familia. Roguemos al Señor

- Por los enfermos de nuestra Comunidad educativa y de todas nuestras familias, para que su dolor sea superado con la ayuda de la fe y el apoyo de quienes están junto a nosotros. Roguemos al Señor.

- Enséñanos Señor a ser portadores del amor de Dios a los jóvenes y a invitarlos con entusiasmo por los caminos de la santidad cotidiana. Roguemos al Señor.


OFRENDA SIMBÓLICA DE FLORES
María Auxiliadora es, en muchos lugares del mundo, la Virgen de los jóvenes. Hoy, millones de niños y jóvenes celebran, desde sus casas, tu fiesta.

Las flores simbólicas que ponemos hoy ante María son nuestras ilusiones y proyectos, los sueños y anhelos que tenemos y que queremos llevar adelante.

San Juan Bosco decía: “Confiad en María Auxiliadora y veréis los que son milagros”.
Queremos, Buena Madre, que se haga realidad el milagro de la salud para todos, el milagro del compromiso generoso para ser buenos cristianos y honrados ciudadanos, el milagro de la fe de nuestras familias, el milagro de hacer del mundo el hogar de Dios.


ORACIÓN
María Auxiliadora!
Confío en ti, sé que
escuchas siempre nuestras súplicas
y atiendes nuestras necesidades.
Sé que Tú
puedes ayudarme en este momento, y por
eso te pido ………… (mencionar lo que se pide).

Tengo fe, nadie más que Tú me puede auxiliar.
Dejo en tus manos esta preocupación
que me aflige.

Virgen Auxiliadora:
soy tu hijo/a, no me abandones.
Te confío también a todos los que te necesitan,
especialmente a mi familia…
Cúbrenos con tu Manto que nos protege de todo mal,
y danos tu Bendición. Amén

 

BENDICIÓN DE MARÍA AUXILIADORA
Sacerdote: El Señor esté con vosotros.

Todos: Y con tu espíritu.

Sacerdote: Nuestro auxilio nos viene del Señor.
Todos: Que hizo el cielo y la tierra. (rezar un Ave María)
Sacerdote: Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desatiendas las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos de todo peligro, Virgen gloriosa y bendita.
Todos: Amén

Sacerdote: María Auxiliadora de los cristianos.
Todos: Ruega por nosotros.

Sacerdote: Señor, escucha nuestra oración
Todos: Y llegue a ti nuestro clamor.
Sacerdote: Oremos: Dios todopoderoso y eterno, con la ayuda del Espíritu Santo, preparaste el cuerpo y el alma de María, la Virgen Madre, para ser digna morada de tu Hijo; al recordarla con alegría, líbranos por su intercesión de los males presentes y de la muerte eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Todos: Amén.

Sacerdote: La bendición de Dios Topoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y permanezca para siempre.
Todos: Amén.