ORACIÓN 24 MARZO 2020

FIESTA DE LA ANUNCIACIÓN

 

Motivación

Mañana celebra la Iglesia la fiesta de la Anunciación del ángel a la Virgen María. Ese momento, aparentemente pequeño y anónimo, fue decisivo: el “SÍ” de María cambió la historia.
Y es que Dios se fijó en María y fue preparando su vida para este momento. Eso sí, Dios la dejó libre; le propuso este reto y misión y ella lo asumió con todas las consecuencias.
Damos gracias a Dios en esta oración por el “sí” de María. Y pedimos para que nosotros, siguiendo su ejemplo, seamos personas que escuchemos a Dios y digamos “sí” a la vocación y tarea a la que nos llama.
Y no podemos mirar a otro lado: celebramos una fiesta de María en una situación histórica que provoca “turbación” y que no es fácil afrontar. Son ya dos semanas de trabajo en casa, de no salir, de escuchar noticias que no son buenas… Hemos cambiado nuestras rutinas y somos conscientes que, como cristianos, debemos descubrir esa luz de esperanza.
Como a María, Dios nos llama. Sí, Él cuenta con nosotros para que acojamos a Jesús en nuestras vidas y seamos portadores de esperanza, de convivencia, de ilusión y de un “sí” decidido: Hermanos, padres, profesores, alumnos… todos queremos decir “sí”, como María, a lo que el Señor nos pide en estos días difíciles…
No lo olvidemos: “buenos cristianos y honrados ciudadanos”; y María, “nuestro Recurso Ordinario”. Es lo que nos enseña San Marcelino y lo que hoy queremos hacer oración.

Del evangelio de San Lucas 1, 26-38
A los seis meses el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo:
—Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntó qué saludo era aquel. El ángel le dijo:
—No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su Padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.
Y María dijo al ángel:
— ¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?
El ángel le contestó:
—El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.
María Contestó:
—Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.
Y la dejó el ángel.
Palabra del Señor

PETICIONES


Pedimos por la Iglesia. Para que como María, sepa decir “SI” al Señor, en medio de las dificultades que está viviendo nuestro mundo. Roguemos al Señor.
Por todos los consagrados, en especial por los Hermanos Maristas; por los sacerdotes, por nuestras familias, por todos los cristianos que, por el Bautismo, hemos dicho que “SI” a la fe y a la llamada que Dios nos hace. Para que respondamos con confianza y responsabilidad a la realidad que estamos viviendo. Roguemos al Señor.
No olvidemos que estamos en Cuaresma. Para que con María, camino de la cruz, nos preparemos con más intensidad a vivir el misterio de nuestra fe, con la certeza de que la meta es la Resurrección y la vida. Roguemos al Señor.
Pidamos por todos los que dicen “NO” a Dios. Por todos aquellos que se niegan a admitir que DIOS vive en medio de nosotros. Para que la Virgen María les ayude en la búsqueda de Jesús que es camino hacia el Padre y la salvación. Roguemos al Señor.

ORACIÓN (todos juntos)

COMO MARÍA ABRIREMOS, SEÑOR
las ventanas de nuestra vida
para que entres y, con tu ser divino,
inundes de verdad y de gracia nuestro existir
Porque no siempre, Señor,
andamos en la verdad ni la suerte nos acompaña
¡Ven, Señor!
Y, en la sencillez de María,
muéstranos tu grandeza y tu ternura
tu rostro de hombre y de hermano

COMO MARÍA ABRIREMOS, SEÑOR,
como hacemos cada día a las 8 de la tarde,
los balcones y ventanas de nuestras casas,
para que, asomándonos hacia el mundo,
descubramos que somos muchos
los que decimos “sí” a la vida y al compromiso;
y ver tantas luces y escuchar tantas voces
que rompen la oscuridad y rasga ese silencio que nos inunda,
pero no nos acobardan.
Queremos seguir mirando hacia el cielo,
y sentir esperanza ante lo que nos aguarda,
tener ganas de ser mejores y ser incansables en la tarea de superarnos.

COMO MARIA ABRIREMOS, SEÑOR
las puertas de nuestros labios
y, abriéndolos hacia Ti,
repetir una y otra vez que “sí, Señor”
Porque merece la pena comprometernos
en este momento de la historia,
que el mundo puede contar con nosotros y nuestras familias,
para hacer de este mundo tu hogar
recibirte y creer siempre en Ti.
Amén.

AVE MARÍA

Rezamos a la Virgen… En ella ponemos nuestra confianza. Rezamos por nuestras familias, por los que formamos nuestra Comunidad Educativa, por los contagiados por el virus…

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo;
bendita tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la ahora
de nuestra muerte. Amén

Dibujos como este son de la artista navarra Pati Trigo, puedes seguirla por Facebook: Pati.te  o bien en twitter: @Drawings.pati.te  

Apoyemos su gran trabajo y su labor evangelizadora entre los más jóvenes