PARA QUÉ SIRVE EL CHOCOLATE SOLIDARIO

¿Merece la pena colaborar con SED en el programa de Becas de Guatemala? ¿Pero este dinero llega a Guatemala? Los tres últimos veranos he tenido la suerte de poder participar en el Campo de Trabajo y Misión que organiza SED en Guatemala...

Mi trabajo ha consistido en hacer un seguimiento de las becas de estudio que SED tiene en Guatemala, ver si la ayuda llega a los beneficiarios y si se logran los objetivos deseados.

SED tiene muy claro que la mejor arma para luchar contra la pobreza es la educación y sobre todo en las zonas indígenas de Guatemala, donde las escuelas o no existen, o son muy, pero que muy básicas, entre otras cosas porque no hay profesores ni recursos para mantenerlos.

Por este motivo, desde hace más de 20 años SED ha puesto en marcha un Programa de Becas Escolares en algunas de las zonas más deprimidas de Guatemala para asegurar que niños y niñas que no iban a poder ir a la escuela, lo puedan hacer.

En la actualidad este programa abarca 337 niños, niñas y jóvenes que, gracias a estas becas, están terminando sus estudios y encontrando una forma de lograr un trabajo que les facilite una forma de vida más digna, que les ayude a salir de la espiral de pobreza en la que viven.

El programa abarca a varias escuelas de primaria, básico (secundaria) y diversificado (formación profesional), como La Escuela Moisés Cisneros de la Colonia Gerardi, la Escuela Marista de Guatemala capital, escuelas públicas del municipio de Chchicastenango, el ITECK de Chichicastenango y el programa IGER de Uspantán. Como os decía 337 personas que pueden ver cumplido su derecho a la educación gracias a este Programa de SED en el que colaboran muchas personas y muchos colegios de la Provincia Ibérica, ya que el coste anual del programa es de 56.000 €.

Primera pregunta que nos hacemos siempre los donantes (y yo soy uno de ellos): ¿El dinero llega?

Os puedo asegurar que si porque yo lo he visto y he participado en la entrega. El dinero de la beca no se entrega de una vez para que no exista el peligro de que los padres se lo gasten en otra cosa. Y en el momento de entregarle el dinero para el mes siguiente el alumno o alumna tiene que llevar la hoja de notas para ver cómo está aprovechando el curso.

Os paso adjunto algunas fotos de las escuelas del área de Chichicastenango para que veáis el tipo de escuelita de primaria que apoya SED y el acto de la entra de la beca y de la revisión de notas.

En una de estas escuelas un poco alejada de Chichi fui con el H. Miguel Ángel (un hermano marista del ITECK que controla el programa). La escuelita de Primaria tenía dos clases: 1º,2º y 3º en una y 4º, 5º y 6º en otra, con un total de 60 alumnos y alumnas. Pero como la Profesora de los pequeños estaba con la baja de maternidad el Ministerio de Educación no había mandado sustituto y el profesor tenía a los 60 alumnos de seis grados distintos en una sola clase. La mitad de la clase miraba para un lado y la otra mitad para el contrario y el profesor iba compaginando el trabajo de todos. ¿Igual que en España, verdad?

Y la segunda pregunta que nos hacemos los donantes: ¿Merece la pena el esfuerzo que hago para mandar ese dinero?
Para responder a esta pregunta, me he reservado el ejemplo de las 75 becas de los alumnos y alumnas del ITECK. El añadir “y alumnas” en este caso es MUY IMPORTANTE porque en esta cultura si no hay dinero para dar estudios a todos los hijos las que se quedan sin estudiar son las niñas. Lograr que haya muchas jóvenes que terminen sus estudios es todo un logro que ya merece la pena el conseguirlo.

Pero ¿qué es el ITECK? Son las siglas de Instituto Tecnológico del Kiché y es un centro de formación profesional de segundo grado, donde los jóvenes de ambos sexos terminan con un título con el que pueden acceder a un trabajo y mucho de ellos a seguir estudiando en la universidad los sábado y domingos.
El ITECK es una apuesta de los Hermanos Maristas de Guatemala por favorecer a los indígenas mayas (todos los jóvenes que estudian en él son indígenas). Todos los alumnos y alumnas estudian dos carreras: formación profesional por las mañanas y bachillerato por las tardes. El nivel de estudios es tan bueno que las empresas en las que hacen las prácticas los contratan a penas terminan sus estudios.

Mi trabajo durante los CTM de estos tres últimos años ha consistido en hablar los jóvenes del ITECK que están haciendo sus estudios gracias a la beca de SED para animarles y hacer un seguimiento de los resultados de dichas becas. Y he podido comprobar al final del proceso (ya que estos alumnos están a punto de graduarse e insertarse en el mundo laboral) que las becas de SED “merecen mucho la pena” porque han logrado que estos jóvenes puedan tener un futuro digno y una preparación técnica y humana que les permita afrontar su vida con dignidad, poder ser felices y crear una familia fuera del estigma de la miseria y de la exclusión.

Al volver varios años he podido tener contacto con antiguos alumnos y alumnas del ITECK que vienen a saludar, y que ya están colocados en empresas, bancos, e incluso alguno ha montado su propio taller de mecánica en compañía con otras personas.

Una de ellas, Mirian Celeste Tecúm, cuyo testimonio podéis ver al final, del año que terminaba en el ITECK lleva dos años trabajando como administrativa en un banco de la capital del departamento, Santa Cruz del Quiché.

Para mi es un privilegio poder compartir vida con jóvenes que han tenido una infancia tan difícil y complicada y que con la ayuda de las becas de SED y su esfuerzo personal han podido convertirla en historias de éxito.

Os invito a escuchar algunos de estos testimonios que os adjunto en los siguientes enlaces.

     

Mi experiencia en seguimiento de proyectos de desarrollo es muy grande en bastantes países de África y América y os puedo decir que el Proyecto de Becas de SED es una de las mejores formas que visto de transformación de la realidad injusta de muchos niños, niñas y jóvenes.

Por si no te he convencido mucho, puedes preguntar a a los profesores y profesoras, madres de Pasos, exalumnos y alumnas que han estado allí y han podido visitar el ITECK y conocen el valor transformador de las becas de SED.

¡MERECEN MUCHO LA PENA!

Antonio Tejedor
Voluntario de SED