Reseña histórica SJP

El 7 de enero de 1919, el Colegio hispano-francés de San José abre sus puertas en la calle Martín de los Heros. Lo hace con cuatro alumnos, y al final de ese mismo curso ya son quince. El primer responsable de esta fundación fue el hermano Gaetán, que buscó nuevas ubicaciones y decidió instalarse en la calle Fuencarral 132, luego 126. Con el apoyo de otras órdenes religiosas recibió la aprobación del obispado el 10 de abril de 1920. Poco a poco el colegio va creciendo y en el curso 1935/1936 ya son 855 alumnos. Durante estos conflictivos años, San José pertenecía a la provincia marista de León y algunos de los hermanos entregaron su vida mediante el martirio: eran tiempos de guerra. 

El 2 de febrero de 1959 el colegio queda adscrito a la nueva provincia marista de Madrid, y se inicia una nueva etapa ya que se vendieron las propiedades de la calle Fuencarral para trasladarnos definitivamente al Parque del Conde de Orgaz (con un breve periodo de transición en el que compartimos instalaciones con el colegio Chamberí).

 

El inicio en el actual emplazamiento, con el nombre completo ya de San José del Parque, está fijado el 10 de octubre de 1966, siendo director el hermano Conrado Trascasa. Le sucedió el hermano Domingo Ruiz, quien encargó a las hermanas maristas la gestión del parvulario. Les siguieron H. Antonio García, H. Eladio Flores, H. Aniceto Abad, H. Victorino de Arce, H. Santiago Román, H. Ignacio Pérez, H. Olegario Crespo (en dos etapas), H. Evelio Camarero y H. Samuel Holguín. Actualmente (desde septiembre de 2014) el director es el H. Eduardo López Gallo.

Histórico escudo de SJP (desde 1966 hasta 2012)

 

Poco a poco se han ido construyendo pabellones, polideportivos, aulas... pero sobre todo cada año hemos buscado la excelencia en la misión que nos pide san Marcelino: haced de los niños buenos cristianos y honrados ciudadanos.

Galería de fotos históricas

Con ocasión del 50 aniversario del colegio, los maestros Gonzalo y Caballero recrearon la letra del himno original del maestro Rojas: 

San José, en tu recinto sagrado

he venido a buscar con ardor

lo que siempre ha anhelado mi alma:

una fe, una patria y un Dios

 

Y encontrado tan rico tesoro

mi colegio feliz San José,

con fecundas creencias enciende

en el pecho del niño la fe.

 

En tus aulas, colegio bendito,

de la patria se aprende el amor,

un amor puro y santo que abarca

la virtud, el saber y el valor. (BIS)

 

El amor, el amor de la patria fecunda,

en tus aulas es noble blasón,

un amor que se eleva a los cielos

y se postra ante el trono de Dios.

 

Prometemos llevar este lema

en el alma con santo valor,

defenderlo y morir si es preciso

por la fe, por la patria y por Dios.

San José, mi colegio querido

he venido a buscar con amor

lo que siempre ha soñado mi alma:

conocer a María y a Dios.

 

Y he encontrado tan rico tesoro

mi colegio feliz San José,

Marcelino dejó su legado:

la grandeza de su sencillez

 

En tus aulas colegio bendito

de María se aprende el amor,

un amor puro y santo que ensalza

la virtud, el saber y el valor. (BIS)

 

El amor, el amor de la Virgen María,

un ejemplo de fe y humildad,

nos convierte en familia marista

y en colegio con su identidad.

 

Prometemos llevar este lema

en el alma con mucha ilusión,

vivirlo con gracia y sentido

por la fe, por María y por Dios.